EL PODER DEL PILOTO AUTOMÁTICO

El modo piloto automático es lo opuesto a la atención plena: se trata de un estado mental desligado del presente y estancado en hábitos de hace mucho tiempo. Dejar atrás la conducta automática nos libera de la carga del pasado y nos ofrece una mejor oportunidad para la felicidad.

El piloto automático nos permite llevar a cabo funciones básicas de la vida tales como vestirnos, caminar o subir escaleras sin exigir toda nuestra atención. También nos ayuda a aprender habilidades complejas tales como conducir.

Cuando adquirimos una nueva destreza, esta comienza a ser automática: por ejemplo, cuando conduces hasta tu destino sin recordar casi nada del trayecto. Esto suele ser deseable ya que permite que la mente se ocupe en otras cosas que requieren una atención consciente. Sin embargo, el piloto automático, también puede perjudicarnos, especialmente en el ámbito de las emociones. A menudo reflexionamos sobre cómo nos sentimos en el pasado y tratamos de poner en práctica nuestras conclusiones para obtener mejores resultados en el futuro. El problema surge cuando repetimos este proceso automáticamente reaccionando del mismo modo frente a situaciones similares del pasado.

En piloto automático la mente toma sus reacciones del pasado. En este modo no nos damos cuenta de que disponemos de una amplia gama de opciones. Pero lo cierto es que no hay necesidad de ser herido por una situación porque esta nos hiciera daño en el pasado.

proponernos romper patrones establecidos mediante determinadas acciones no es necesariamente el mejor modo de superarlos; paradójicamente éstos pueden fortalecerse gracias a nuestra resistencia activa, por esta razón es necesario un nuevo modo de pensar más consciente. Al entrenarnos para vivir en el momento presente y relacionarnos con nuestras experiencias con antelación sin juzgarlas, vamos siendo capaces de dar respuestas más centradas y flexibles. El piloto automático desaparece cuando la atención plena toma el mando.

Dr. Ken A. Verni