¿EN QUÉ CONSISTE EL MINDFULNESS?

La propuesta del Mindfulness es bien sencilla, se trata de prestar suma atención a cualquier experiencia que esté aconteciendo en el momento presente con una actitud receptiva y espaciosa. En efecto, nuestro estado mental natural es abierto y espacioso, pero con el tiempo, a medida que acumulamos experiencias vitales van formándose y solidificándose ciertos patrones de pensamiento. La meditación Mindfulness practicada durante, al menos, unas cuantas semanas, puede romper estas estructuras internas y devolvernos a nuestra apertura original, por esta razón la práctica del Mindfulness ha demostrado ser efectiva como antídoto de todo tipo de actitudes negativas, tales como baja autoestima, ansiedad, poca vitalidad, falta de motivación y depresión de leve a moderada.

El Mindfulness te cambia la percepción de ti mismo en relación con tu vida y con otras personas. Igualmente te impulsa a expresar todo tu potencial, especialmente en lo relativo a las relaciones y los objetos personales, a vivir en un modo más consciente, lo que significa vivir más intensamente, con mayor capacidad, facilidad y flexibilidad. Además te permite aumentar la comprensión de ti mismo, Lo cual puede ser el inicio de una vida más feliz. Por otro lado habrá menos probabilidades de que te sientas desbordado ante las situaciones de peligro y que supongan un desafío, y serás capaz de reconocer las oportunidades y a cogerlas en tu vida con alegría. Si bien los hábitos mentales continúan, su poder disminuye, lo que te permite cultivar formas de pensamiento más saludables.

El principal ingrediente de la receta de Mindfulness es el instante presente, no es que haya que concentrarse en cada momento algo imposible delimitar, sino más bien en la experiencia presente, dejando de lado el pasado y el futuro o incluso el propio paso del tiempo, así como los pensamientos y emociones que atraviesan la mente.

Podrías centrarte en una actividad que estés realizando con un objeto que estés contemplando, un sonido que estés escuchando o en una sensación que estés experimentando, como la producida por la respiración. En todos estos casos ser consciente significa concentrarse en el objeto elegido con la atención expresa y al mismo tiempo relajada. En las prácticas formales de Mindfulness, el cuerpo, los actos de respirar o caminar y los objetos, son los puntos de enfoque más utilizados.

Dr. Ken A. Verni